El rodillo del Barça se para en el peor momento

EReal Madrid frenó ayer la gran racha del Barcelona. Los catalanes contaban sus partidos en casa en LaLiga por victorias y habían acostumbrado a su grada a celebrar goles. Anoche, no ganaron y no marcaron. El equipo de Zinedine Zidane acabó con su excelente trayectoria. Los culés, no obstante, se mantienen líderes de la clasificación.

El primer puesto que ostenta el conjunto catalán se debe a su gran hacer en el Camp Nou. Hasta ayer, había ganado los siete partidos que había jugado en su casa en LaLiga, por lo que de los 35 puntos que tenía, 21 los había logrado contra los rivales en su feudo. Los choques fuera de Barcelona están siendo su gran lastre este curso: cayó contra el Athletic, el Granada y el Levante y empató contra Osasuna y Real Sociedad. Anoche dio su primera concesión como local esta temporada.

Tridente

Pero los seguidores culés no sólo están acostumbrados a ver su equipo ganar. También se han habituado, lógicamente, a celebrar goles. El equipo azulgrana enlazaba ¡34! partidos del torneo nacional marcando en el Camp Nou. Hasta anoche, Valverde sólo había abandonado su estadio sin haber movido el marcador en un encuentro: en el choque contra el Getafe de febrero de 2018. Ayer, el Real Madrid volvió a secar al Barcelona.

GRAF1629. BARCELONA, 18/12/2019.- El defensa francés del Real Madrid Ferland Mendy (d) realiza una entrada a su compatriota del Barcelona Antoine Griezmann durante el partido aplazado de la décima jornada de LaLiga Santander de fútbol que se disputa este miércoles en el Camp Nou .EFE/ Enric Fontcuberta.

Ningún jugador azulgrana pudo superar a Courtois y a la zaga blanca. El tridente se quedó seco. No fue, no obstante, un partido de grandes ocasiones. Leo Messi, que volvió a encontrar en Jordi Alba un buen socio, fue el miembro del gran ataque barcelonista que estuvo más activo y rozó el gol. El capitán azulgrana, que sigue encabezando el Pichichi junto a Benzema, intervino en 68 acciones, hizo dos remates aunque sólo uno a puerta y tuvo un porcentaje de acierto en los pases del 83 por ciento.

Luis Suárez y Antoine Griezmann, en cambio, pasaron más desapercibidos. El francés perdió una gran oportunidad de meterse en el bolsillo a la grada culé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *