Clamor blanco contra el VAR

El Real Madrid recelaba de Hernández Hernández y de Burgos Bengoetxea… y el partido le dio la razón. Los blancos reclamaron dos penaltis, ambos sobre Raphael Varane, en el tramo inicial del partido, que no fueron concedidos, para indignación de los madridistas. El cabreo era tal que hasta Emilio Butragueño, habitualmente comedido, se mostró rotundo tras el partido. «Es difícil entender que una tecnología que está a disposición de los árbitros no se haya utilizado. Es muy desconcertante. Son dos jugadas clarísisimas. Si hay una tecnología a disposición del equipo arbitral, sinceramente como aficionado al fútbol, el VAR tiene que intervenir. No sé la conversación que han tenido entre el responsable del VAR y el árbitro pero lo tiene que revisar o le dicen que no ha pasado nada. Las imágenes llaman la atención», dijo el directivo blanco.

«Nosotros somos partidarios del VAR, entendemos que la tecnología tiene que estar presente para ayudar al árbitro porque es imposible que pueda ver todas las jugadas. El VAR interviene cuando la jugada es clarísima, es desconcertante que no haya intervenido porque entendemos que son jugadas clarísimas que el árbitro no ha podido ver».

Varane fue el protagonista de ambas acciones. En el minuto 18, el central del Madrid sufrió un plantillazo de su compatriota Lenglet en una acción dentro del área azulgrana. La marca de la bota del defensa culé quedó grabada en el muslo del defensa blanco, pero el colegiado se desentendió de la acción. En la jugada previa hay una posible mano de Benzema tras el cabezazo de Casemiro que saca Piqué bajo palos que hubiera podido invalidar la revisión del penalti.

Sin embargo, no tardó mucho Hernández Hernández en volver a enfadar a los madridistas, cuando de nuevo Varane fue agarrado dentro del área del Barça por Rakitic a la salida de un córner. Ni el colegiado ni el VAR, a cargo de De Burgos Bengoetxea, vieron la infracción del centrocampista del Barça. No extrañaron por tanto las palabras de Casemiro. «Nos vamos enfadados porque el árbitro podría haber revisado la jugada. No hay problema alguno en perder 30 segundos en ver en el VAR si era penalti o no».

El cabreo en el Madrid era monumental. Hasta el punto de que hasta la web oficial del club, habitualmente neutra, mostraba una pieza sobre los dos penaltis, que también se mencionaban expresamente en la crónica del partido.

El enfado blanco tras lo sucedido en el Camp Nou se une a las quejas ya expresadas tras otros dos encuentros esta temporada. Ante el Mallorca, donde se pidió un penalti a Brahim, y frente al Betis, encuentro en el que no se señaló como penalti una mano de Feddal dentro del área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *