0 5 mins 4 meses

Contracrónica del Real Madrid-Elche de la 22ª jornada de Liga

Al Madrid se le volvió a atragantar otro equipo de la parte baja. El Elche, que ya le puso en chino el pase a cuartos de la Copa, le frenó en el Bernabéu y mantiene abierta la Liga tras el empate del Sevilla ante el Celta, que los de Ancelotti no supieron aprovechar.

La fiabilidad del equipo ante rivales de la parte alta se convierte en algodón de azúcar ante los modestos, tanto en Liga como en Champions. El Madrid no tiembla en clásicosderbis o duelos de abolengo ante el Inter, pero se desangra ante rivales en teoría inferiores, que ante los blancos sacan siempre su mejor versión.

El Real Madrid es experto en hacer internacionales a los porteros rivales. Ya sea a José Juan, el héroe del Alcoyano en la Copa 20-21, o a Diego Alves, aquel portero del Valencia que ahora juega en el Flamengo. Este domingo fue Edgar Badía el que apuntó su nombre en la lista de Luis Enrique, a la espera del whatsapp que le incluya en la próxima lista de España. La cuestión suele ser que en los siguientes partidos, al igual que en los anteriores, el nivel que muestran es muy distinto del que ofrecen cuando se miden al Madrid. Estas cosas pasan.

Un poco de Hazard no basta. Jugando fuera de posición, porque a Vini no se le discute ni en la caseta ni en el Bernabéu, el belga va ganando poco a poco chispa, esa conexión eléctrica que le convirtió en Top-3 mundial antes de empezar a encadenar lesiones vestido de blanco. A pesar de la cantidad de faltas que recibe (para el pobre Eden nadie reclama la protección de la que otros sí gozaban), dejó un buen muestrario de detalles, como una dejada a Case (que paró Badía, cómo no) y varios buenos controles que recordaron al jugador que fue, y que trata desesperadamente de volver a ser. Pese a todo, una potable versión de Hazard no bastó al Madrid para ganar. Cosas que pasan.

De Burgos Bengoetxea, el árbitro que pitó penalti por un desmayo de Luis Suárez en el Camp Nou en la ida de la Supercopa de España 2017 y que en el mismo partido expulsó a Cristiano tras ser derribado por Umititi, pitó no un penalti a favor del Madrid, sino hasta ¡¡¡tres!!! Y que se sepa ni ha nevado en el infierno ni han aterrizado extraterrestres en Bollullos del Condado ni han avistado al Yeti en Nepal. Tan claro fue el primero que el trencilla ni lo dudó, dando lugar a una escena tan surrealista que acabó con el primer error de Benzema desde los once metros con la blanca. La cosa daría para un programa de Iker Jiménez porque lo ‘arregló’ rebobinando un derribo a Hazard y añadió una tercera dosis cuando ya servía de bien poco. Ya saben, estas cosas pasan.

Precisamente Benzema puede meter en un buen lío al Madrid, más allá de su fallo en el penalti. Su lesión, a la espera de lo que determine el parte médico, deja al Madrid sin su mejor atacante, a una distancia aún notable, por mucho que se diga, de Vinicius. No tiene buena pinta la cosa, parte posterior del muslo izquierdo, aunque el calendario da un respiro a los blancos. No hay Liga el fin de semana que viene, pero el jueves 3 espera el Athletic en San Mamés en el partido por las semifinales de Copa. Y, en principio, tampoco estará Vini, ni Casemiro, ni Militao, ni Rodrygo… Parecen demasiadas ausencias para asaltar la guarida de los Leones. Qué cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *