0 6 mins 6 meses

El centrocampista alemán vuela con el conjunto blanco tras recuperarse de su lesión de pubis y tener más descanso al retirarse de la selección germana

Toni Kroos (31 años) lo tenía claro. Tras quedar eliminado con la selección alemana a manos de Inglaterra en la pasada Eurocopa, el centrocampista alemán anunció su retirada de la Mannschaft a través de una carta abierta. “Había tomado la decisión de renunciar después de este torneo durante mucho tiempo. Tenía claro durante mucho tiempo que no jugaría el Mundial de Qatar 2022. Principalmente porque quiero centrarme de lleno en mis objetivos con el Real Madrid durante los próximos años. Fue un gran honor para mí poder usar esta camiseta durante tanto tiempo. Lo hice con orgullo y pasión. Gracias a todos los fanáticos y seguidores que me apoyaron y apoyaron con sus aplausos y vítores. Y gracias a todos los críticos por su motivación extra. Al final me gustaría agradecer mucho a Jogi Löw. Me convirtió en jugador nacional y campeón mundial. Él confiaba en mí. Hemos escrito una historia de éxito durante mucho tiempo”, rezaba la misiva. Dejaba atrás 106 partidos con la elástica germana, con la que se proclamó campeón del mundo en Brasil-2014.

A la cita europea llegaba con reticiencias. De sus partidos en dos últimos meses (abril y mayo) jugados con el Madrid al final de la pasada campaña, estuvo ausente en ocho de ellos: sólo participó en la vuelta con el Liverpool (0-0), el doble enfrentamiento ante el Chelsea en Champions, mientras que en Liga jugó ante Eibar, Barcelona y Sevilla, los tres en el Alfredo Di Stéfano de Valdebebas… Unos molestos dolores en el pubis le iban a empezar a traer por el camino de la amargura. A la finalización del torneo europeo y, tras disfrutar de sus vacaciones, tocaba regresar a la rutina diaria. Sin embargo, sus molestias fueron a más, así que el germano decidió parar: el 5 de agosto, el conjunto blanco emitía un comunicado revelando que Kroos sufría una pubalgia. Como suele acabar sus enunciados ‘Pendiente de evolución’, o lo que es lo mismo sin fecha determinada para su regreso.

Tras tres semanas de trabajo recuperatorio, el teutón echó un jarro de agua fría a través de un vídeo publicado en sus redes sociales el 25 de agosto: “Como siempre he dicho, haría actualizaciones respecto a mi lesión por aquí, así que aquí va una pequeña. Hace tres semanas dejé de jugar por una lesión del hueso púbico. Como me temía, esta lesión no se cura en una semana. Hago pequeños progresos, pero todavía son relativamente pequeños. Sigue siendo difícil cuando volveré al campo”, explicaba Kroos.

Apenas 12 días después, el sol comenzaba a salir de nuevo para Toni. Saltaba al césped para ir poniéndose a tono de la mano de Antonio Pintus. Poco a poco se iba reintegrando al grupo que lidera Carlo Ancelotti. El 20 de septiembre participaba en el entrenamiento con el resto de sus compañeros. No sería hasta una semana después (27 de septiembre) cuando Kroos volvería a jugar. Lo hizo ante el Sheriff Tiraspol, el día que el modesto conjunto transtrisnio asaltaba el Bernabéu. Ese día se le notó la falta de rodaje, algo que ha ido afinando con el paso de partidos… y del descanso que tiene ahora tras renunciar a la selección germana. Y, además, ha ganado consistencia: ha enlazado nueve encuentros de manera consecutiva (entre Liga y Champions), pero su excepcional momento de forma se ha notado en los tres últimos encuentros que ha jugado. Ante el Rayo marcó el primer gol del partido, ante el Granada dio dos asistencias (a Asensio y a Nacho para lograr los dos primeros tantos del encuentro), y ante el Sheriff dejó un golazo espectacular.

También fue elegido Mejor Jugador del Partido ante el conjunto transtrisnio (dio 113 pases buenos de 120 intentados, un 94% de efectividad). También el descanso activo al que está sometiendo Ancelotti tanto a él como a Modric durante los partidos: tanto Kroos como el croata están jugando más adelantados, lo que obliga a los centrocampistas rivales a recular. Eso motiva que la zaga blanca suba y ocupa más espacio, clave a la hora de recuperar el balón, por lo que su recorrido medio de partido no es una distancia sideral. Ante el Sevilla, y junto a sus eternos compañeros Modric y Casemiro, volverá a manejar el centro del campo madridista. Los descansos y la recuperación de su pubalgia le han venido bien a Toni Kroos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *